Soltar etapas
Sin categoría

Soltar etapas

Para poder continuar y saltar hacia cosas nuevas, es necesario soltar. Para mí, junio es momento de soltar etapas para poder coger aire en verano y comenzar de nuevo en septiembre.

Este junio hemos soltado. Vaya que si hemos soltado. No nos ha quedado más remedio si queríamos saltar. Y claro que queríamos. Hemos saltado hacia un proyecto enorme con el que estamos muy ilusionados pero que nos ha traído noches sin dormir, dudas, miedos, cambios de rutinas, cambios de horarios, mucho trabajo… En fin, lo que viene siendo saltar. Pero también es cierto que nos está regalando nuevas personas, ilusión, ganas y un nuevo SUEÑO.

Las dificultades nos han hecho crecer

Echando la vista atrás y viendo cómo comenzamos este curso, no puedo negar que hemos cambiado. Todos hemos crecido, evolucionado y madurado gracias a todas y cada una de las dificultades que se nos han presentado. Hemos tenido que ponernos incómodos en algunas situaciones para crecer, hemos aprendido a gestionar emociones aunque seguimos trabajando en ello, hemos compartido muchos momentos con amigos y familiares y vivido acontecimientos importantes.

Soltar etapas trae sentimientos de nostalgia

A veces, cerrar etapas provoca sentimientos de tristeza o nostalgia. Pero tenemos la certeza de que, una vez cerrada, se abre la siguiente con más ganas y con la experiencia de la anterior.

Y ahora sí, tenemos por delante un verano para seguir aprendiendo, creciendo y compartiendo. Vamos, lo que viene siendo bailar la vida. Por lo pronto, algo me dice que la canción de este verano nos va a encantar.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *